Uruguay apuesta al mar para convertirse en un país petrolero

La nación vecina prepara una nueva licitación de áreas

Nuevos reportes sísmicos despiertan esperanzas acerca del potencial hidrocarburífero de la plataforma continental y zona marítima uruguaya. Gigantes privados de la talla de Shell, Chevron, Total y BP, además de la estatal venezolana PDVSA, ya confirmaron su interés por buscar crudo en aguas charrúas.

La disponibilidad de nueva información sísmica vinculada con el potencial de su plataforma continental y zona marítima suscita, en Uruguay, una creciente esperanza de hallar reservas de crudo que modifiquen radicalmente el perfil energético nacional.

Contratada por la estatal ANCAP tras un proceso licitatorio del que participaron seis empresas, la nave exploradora ‘Reflect Aries’, que hace algunas semanas arribó al puerto de Montevideo, iniciará próximamente una serie de estudios científicos en aguas uruguayas en pos de obtener indicios ciertos sobre la existencia de petróleo. Se trata de un barco perteneciente a la firma Reflect Geophysical Private que tiene 70 metros de eslora y 18 metros de manga, y está dotado de los más sofisticados instrumentos de investigación.

La embarcación relevará un amplio sector marítimo de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) del país gobernado por José Mujica, además de su correspondiente plataforma continental. En concreto, las prospecciones y los análisis sísmicos tendrán lugar en unas 1.000 millas cuadradas (más de 1.600 kilómetros cuadrados –Km²–) situadas entre los límites marítimos con Brasil y la Argentina.

La primera fase de los estudios se extenderá durante un lapso de 100 días, con opción a prolongarse por otros 100. Durante ese tiempo se harán trabajos de localización de reservas hidrocarburíferas con instrumentos tecnológicos que no existían en exploraciones anteriores. La inversión global de la iniciativa ronda los 5 millones de dólares.

Los datos geofísicos recabados -que manejará ANCAP con exclusividad- serán pertinentemente entregados a los postulantes a la segunda ronda de la licitación internacional para explorar y eventualmente explotar áreas petroleras en el vecino país, proceso que será impulsado mediante un decreto en cuya redacción se está trabajando por estos días. Por otro lado, en abril una comitiva del ente estatal viajará a Houston (Estados Unidos), donde participará de la Conferencia Anual de la Asociación Norteamericana de Geólogos de Petróleo.

Pasos a seguir

De acuerdo con Santiago Ferro, gerente de Explotación y Producción de ANCAP, la nueva licitación comenzará oficialmente en el mes de septiembre y de seguro habrá cambios en la conformación de los bloques. “En la actualidad venimos fomentando la difusión de nuestro potencial en distintas ferias petroleras del mundo. Estamos divulgando los datos de nuestros primeros análisis sísmicos, efectuados en 2007 y 2008, que formaron parte de la primera ronda licitatoria, la cual culminó con la adjudicación de los bloques 3 y 4 por parte del consorcio conformado por Petrobras, YPF y la portuguesa GALP. Asimismo, prometemos nueva información de relevancia acerca de nuestra superficie marítima”, indica el directivo a este medio.

Esta segunda tanda de estudios comprenderá a los nueve bloques de la plataforma uruguaya que no fueron adjudicados en la licitación anterior. “Aspiramos a conseguir datos que incrementen su valor y atractivo para las empresas. El objetivo es que cada bloque tenga por lo menos alguna información certera para iniciar su fase exploratoria”, asegura.

Según sus palabras, unas 10 grandes empresas ya manifestaron su intención de participar en el proceso licitatorio. Algunas de ellas fueron Anadarkos, Shell, Conoco-Phillips, Noble Energy, BHP Billiton, Chevron, Total, Murphy Oil y BP. Compañías como Apache e YPF, en tanto, ya enviaron representantes a Montevideo para interiorizarse sobre el mismo.

“El cierre formal de esta instancia de contactos se dará el próximo 1º de septiembre, con el lanzamiento oficial de la segunda ‘Ronda Uruguay’, previa autorización del Ministerio de Industria y la Presidencia de la república. Desde esa fecha, las petroleras interesadas tendrán seis meses (hasta el 1º de marzo) para decidir si presentan una oferta por alguno de los bloques de la plataforma off shore. Acto seguido, desde ANCAP analizaríamos las propuestas para tomar una definición sobre la adjudicación a mediados de 2012”, puntualiza Ferro.

Respaldo venezolano

Además de brindar su apoyo a la búsqueda de hidrocarburos en suelo charrúa, Venezuela quiere que Uruguay participe activamente en la explotación de campos petroleros cerca de la Faja del Orinoco.

Ante la existencia de varios pozos que hace tiempo dejaron de explotarse sin estar totalmente secos o han sido, por diversas razones, mal explotados y desechados, la estatal PDVSA tiene previsto asociarse con ANCAP para rehabilitar esas áreas y compartir los frutos de tales operaciones.

De extrema madurez, los campos en desuso no se localizan exactamente en la célebre Faja del Orinoco sino a unos 100 kilómetros de distancia. Confirmada por el presidente Hugo Chávez, la propuesta fue vista con buenos ojos por el gobierno de Uruguay, si bien todavía quedan muchos detalles por negociar.

En ese sentido, un grupo de geólogos uruguayos ya visitó los yacimientos en cuestión y conoció en persona sus características técnicas. En más de un caso, las primeras impresiones de los especialistas fueron positivas, por lo que no descartaron la realización de nuevas excavaciones para confirmar el volumen de crudo que aún podría extraerse.

Una vez definida la factibilidad económica del emprendimiento, ANCAP deberá analizar qué se inyectará en los pozos para producir el petróleo remanente, ya que los costos de introducir gas, agua o vapor difieren considerablemente. Asimismo, tendrán que estudiarse otros desembolsos (adquisición de cañerías, depósitos, etc.).

Finalmente, quedará por decidirse si se le vende a PDVSA el crudo obtenido para pagar la deuda vigente o para contar con más energía en el futuro, ya que resulta muy probable que los volúmenes extraídos no justifiquen el transporte de los mismos a través de un barco.

Compartir