Temen que la suba del petróleo provoque una nueva crisis financiera

Aseguran que si el barril sobrepasa la barrera de los u$s 115 complicaría la economía

Algunos analistas internacionales prevén que eso podría suceder si el barril, que hoy oscila levemente por encima de los 100 dólares, llega en el corto plazo a los u$s 115. Otros, en cambio, creen que los temores vinculados con el impacto de los conflictos en Egipto y en Túnez sobre el valor del crudo son exagerados.

Los recientes disturbios en Egipto y en Túnez y el silencioso pero incesante repunte en la tasación del petróleo activaron la señal de alarma en los mercados. Según un informe del Bank of America Merrill Lynch Global Research, el encarecimiento del hidrocarburo podría desencadenar, durante el transcurso de este año, una nueva crisis financiera de proporciones similares a la que estalló formalmente en 2008.

El reporte de la entidad bancaria indica que un barril por encima de los 115 dólares; es decir, apenas un 15% más caro que en la actualidad, pondría en riesgo la economía global.

Desde agosto de 2010 el precio del crudo viene en ascenso, lo cual estuvo acompañado por un incremento en el consumo. Por estos días, la demanda mundial de energía como porcentaje del PIB se sitúa en un 7,9%; o sea, un 1,2% más que el año pasado. Entre los factores que impulsan el encarecimiento se encuentran los menores precios del gas natural en Estados Unidos y la caída en los márgenes de refinación, además de una recuperación generalizada en la economía, la inflación y los movimientos de divisas.

El relevamiento estima que “los precios del Brent podrían promediar unos u$s 155 durante esta temporada y cerca de u$s 130 en 2012, lo que elevaría a un 9% el consumo energético en relación con el PIB planetario”.

De acuerdo con el banco, esas proyecciones representarían un serio problema para la tranquilidad económica del mundo. No obstante, aclara, no afectaría del mismo modo a todas las naciones, ya que algunas serán marcadamente más vulnerables que otras. “Turquía, la Europa periférica, India, Corea e Indonesia podrían empezar a sufrir si los precios del crudo promedian los u$s 100 ó 120 este año. Pero si el barril entrara de manera inesperada en el rango de los u$s 130 casi todos los importadores netos de energía, incluyendo a Alemania, Japón, China y otras partes de Asia, podrían salir dañados”, pronostica el estudio.

Pura calma

Lejos de los temores sembrados por el Bank of America Merrill Lynch, el grupo de inversión Goldman Sachs considera que la inquietud suscitada por los disturbios en Medio Oriente resulta exagerada, ya que ni Egipto ni Túnez son grandes exportadores de crudo. Asimismo, juzga que de verse afectado el suministro los títulos energéticos podrían beneficiarse en el corto plazo.

La entidad, que está pronosticando un barril a u$s 105 para fines de este año, prefiere hablar más de “corrección en los precios” que de “peligro de crisis”. Según sus proyecciones, en todo caso el mayor cambio se dará en la capacidad disponible, no sólo en materia de producción sino también en términos de transporte y refinería.

JP Morgan Chase, por su parte, augura que las hipotéticas dificultades recién tendrán lugar en el futuro distante en caso de que los conflictos políticos y sociales se radicalicen en Medio Oriente y se extiendan a toda esa región y a los países productores del norte de África, lo que afectaría de manera severa a los grandes mercados accionarios. Sin embargo, reconoce que próximamente podrían producirse mayores inconvenientes en los embarques que se realizan por medio del Canal de Suez, donde si bien durante los últimos días se trabajó con normalidad las operaciones portuarias han bajado debido a las protestas.

Controlado por Egipto, el Canal de Suez acorta la ruta de los embarques marítimos entre Europa y el sur de Asia. Su eventual cierre alargaría el viaje de los tanques petroleros en 10 días hacia América del Norte y en 18 días hacia el viejo continente.

En diciembre pasado la organización aseguró que el petróleo superaría los u$s 100 por barril durante la primera mitad de 2011, vaticinio que acaba de corregir a la suba tanto para el Brent como para el WTI. El techo de u$s 120 recién será alcanzado, según sus estimaciones, antes del cierre de 2012.

La mirada de la OPEP

A decir del presidente en ejercicio de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), el argelino Chakid Khelil, la especulación y las tensiones políticas mantendrán en alza el precio del petróleo durante todo este año. “De todos modos será posible una moderación de las cotizaciones del crudo en la medida en que el dólar pueda recuperarse en los mercados cambiarios”, aseveró ante la prensa internacional.

En palabras del secretario general del bloque, Abdullah al-Badri, la OPEP sólo elevará la producción petrolera en caso real de escasez, y confirmó que para lograrlo cuenta con una amplia capacidad instalada libre. “Debo descartar, además, que los conflictos en Egipto lleguen a afectar demasiado la actividad en el Canal de Suez o en el oleoducto Sumed, una de las principales vías de abastecimiento en la región”, precisó.

El cartel controla aproximadamente un 43% de la producción petrolera mundial y un 75% de las reservas del hidrocarburo. Su manejo de las exportaciones oscila en torno a un 51 por ciento. Además, concentra la totalidad de la capacidad excedentaria de explotación de crudo del planeta, por lo que desempeña un rol de facto como banco central del mercado petrolero.

Actualmente, la OPEP está integrada por 12 países cuya población sumada se aproxima a los 560 millones de habitantes: Angola, Arabia Saudita, Argelia, Ecuador, Emiratos Árabes Unidos, Irak, Irán, Kuwait, Libia, Nigeria, Qatar y Venezuela.

Cabe destacar que durante los períodos 1975-1995 y 1962-2008 también formaron parte de la organización Gabón e Indonesia respectivamente.

Compartir