Juan Fernando Carbel, CEO de Parque Eólico Arauco

Un modelo financiero debe estar sustentado por el desarrollo tecnológico

A cargo de las primeras instalaciones aerogeneradoras de envergadura en el país, Parque Eólico Arauco tiene en marcha obras de ampliación y planes de desarrollo solar. Para su titular, Juan Fernando Carbel, las fuentes verdes pueden ser el motor de desarrollo del país.

Parque Eólico Arauco SAPEM es la empresa que opera el complejo homónimo en La Rioja, uno de los primeros y mayores complejos aerogeneradores de la Argentina, inau-gurado oficialmente en mayo de 2011. Para Juan Fernando Carbel, presidente y CEO de la firma, la iniciativa apuntó desde un primer momento a aprovechar el gran potencial identificado en suelo riojano. “Pese a no situarse cerca de la costa y estar en el norte del país, la provincia presentaba vientos constantes, de buena calidad y con pocas turbulencias. Todo indicaba que podía construirse un parque de grandes dimensiones”, recuerda.

Según sus palabras, a sabiendas de que un modelo financiero debe estar apalancado por el desarrollo técnico del proyecto, se empezó tímidamente con un molino de 2,1 megawatts (Mw) de potencia nominal. “Fue el primero diseñado con ingeniería nacional y construido íntegramente por Impsa en Mendoza. Tengamos en cuenta que entró en funcionamiento hace más de siete años. Por entonces no había un marco normativo claro, pero conseguimos el apoyo de la provincia”, destaca.

Carbel // “Interactuamos con todos los actores, buscamos alternativas, nos enfrentamos a las presiones de sectores que frenaban nuestro desarrollo y soportamos el cambio de políticas hasta llegar al actual escenario”

La película al inicio no fue buena, reconoce. “Tuvimos que atravesar muchas dificultades logísticas, de costos, de equipamiento, etc. Pero interactuamos con todos los actores, buscamos alternativas, nos enfrentamos a las presiones de sectores (como el del petróleo y el gas) que frenaban nuestro desarrollo y soportamos el cambio de políticas hasta llegar al actual escenario”, detalla.  Con avances y retrocesos, asegura, hoy puede decirse que las energías renovables han llegado para quedarse en el país. “A través de un trabajo lícito y real, pudimos ampliar el proyecto. Fuimos añadiendo molinos hasta alcanzar los 50,4 Mw de potencia y firmamos el primer contrato de venta de energía (mediante la Resolución 108)”, evoca. Pese a los temores existentes, apunta, la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (CAMMESA) nunca dejó de pagar por la energía entregada. “Nos comprometimos a expandir nuestra capacidad otros 50 Mw, pese a que no había precio estipulado, pero seguimos avanzando”, resalta el directivo.

Otra película

A decir de Carbel, actualmente Parque Eólico Arauco está construyendo la citada obra de ampliación con financiamiento nacional y más de un 80% de contenido local. “Hemos abierto nuestras puertas para que más de 30 empresas participen en la actividad. Ya hay infinidad de equipos y componentes que se fabrican en el país”, enfatiza. Por estos días, sostiene, la película es muy distinta a la inicialmente planteada. “Decidimos competir con actores internacionales, sin ningún privilegio, en las nuevas licitaciones. Proyectamos tres parques de 100 Mw cada uno y una línea de transmisión de 80 kilómetros. Y entre las Rondas 1 y 1.5 del Plan RenovAr ya nos adjudicaron la construcción de 200 Mw”, repasa.

Carbel // “En Parque Eólico Arauco hemos abierto nuestras puertas para que más de 30 empresas participen en esta actividad. Ya hay infinidad de equipos y componentes que se fabrican en el país”

La firma, revela, ya dio inicio a la obra civil y confía en esta gran oportunidad de negocio, a pesar de los nubarrones financieros que siempre aparecen.  “Estamos trabajando fuertemente al respecto. Nuestro accionista colocó un bono internacional en nombre de Arauco. Así recolectamos u$s 200 millones que nos permiten financiar estas nuevas iniciativas e iniciar un proyecto solar”, puntualiza.

Carbel // “Somos optimistas en cuanto a la evolución del sector. Esperamos que los competidores extranjeros se manejen en forma leal y que el Estado pueda blindar y acompañar el desarrollo tecnológico nacional”

Motor de desarrollo

Al exhibir un modelo con mayoría estatal (el 75% le pertenece al Gobierno de la Rioja, mientras que el 25% restante le corresponde a Enarsa), Parque Eólico Arauco apuesta al crecimiento de la tecnología y la industria nacional, en la búsqueda de alentar la industrialización de una mayor cantidad de componentes para los equipos eólicos. Carbel se muestra optimista a la hora de proyectar la evolución del sector. “Esperamos que los competidores extranjeros se manejen en forma leal y que el Estado pueda blindar y acompañar el desarrollo tecnológico nacional”, expresa el ex secretario riojano de Obras Públicas. A su criterio, a Parque Eólico Arauco nadie le regaló nada. “Nos costó mucho llegar hasta aquí, pero estamos dispuestos a seguir peleando para que las energías renovables sean el motor de desarrollo del país”, completa. ©

Compartir