Juan José Aranguren, ministro de Energía

“La transición de los precios energéticos durará dos años”

Gracias al nuevo entorno regulatorio, Juan José Aranguren vislumbra un mercado completamente libre para fines de 2019. Para el ministro de Energía también debe esperarse una ampliación de la oferta gasífera y una mayor integración regional.

Después de mucho tiempo de estar “del otro lado del mostrador”, tal como él mismo comentó, escuchando discursos de circunstancia para explicar la ausencia de las principales autoridades del sector, al ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, le toca poner la cara en representación del Estado para encarnar “una forma nueva manera de vincular al Gobierno nacional y las autoridades provinciales y municipales con la actividad energética”. Bajo su gestión, señaló, el segmento acaba de vivir un año “singular”. “El inicio de 2017 significó el fin de un período de 15 años en el que la industria estuvo gobernada por decisiones del Poder Ejecutivo que aplicaban derechos a la exportación en las ventas al exterior de gas y petróleo. Algunos recordarán que la Resolución 394 de noviembre de 2007, muy similar a la 125 del campo, decía que aquel que producía y quería exportar tendría una retención del 100% si el barril se situaba por encima de los u$s 100. Recién ahora estamos saliendo de ese tipo de regulaciones”, comparó.

Aranguren // “Iremos a una estructura de orden fijo para que el componente impositivo no suba cuando sí lo hagan los valores internacionales. Apuntamos a garantizar las condiciones de competencia para que gane
el más eficiente en el mercado”

La temporada pasada también culminó, sostuvo, con el fin de la Ley 25.561 de Emergencia Pública y Reforma del Régimen Cambiario que le permitió al Ejecutivo intervenir de manera discrecional en los marcos regulatorios, por lo que hubo precios no trasladados a las tarifas y se dieron subsidios cruzados. “Bienvenidos a la vuelta a la racionalidad”, sentenció Aranguren en su rol de principal orador de la última edición del Almuerzo del Día del Petróleo. A su entender, los precios internacionales fueron –por su parte– bastante imprevisibles. “La industria debe acomodarse a esa realidad de valores variables. Esto va a continuar ocurriendo. Desde el Gobierno queremos generar condiciones para seguir teniendo vasos comunicantes con el mundo en este contexto”, explicó.

Aranguren // “La caída en perforación y la producción de petróleo en la Argentina no es una variable preocupante porque no hubo un problema de desabastecimiento. Hemos hallado mecanismos para que la actividad nueva reemplace a la antieconómica”

Según sus palabras, hoy está en marcha un proceso de acomodamiento gradual de los precios locales con los internacionales. “Algunos tienen dudas de lo que pasará cuando los valores suban. Nosotros vamos a respetar la ley. Vinimos a decir la verdad y no vamos a tomar ningún tipo de medida para romper este equilibrio”, aseguró. Con la aprobación del paquete fiscal sin impuesto al carbono aplicado al gas, afirmó, se irá a una estructura de orden fijo para que el componente impositivo no suba cuando sí lo hagan los valores internacionales. “Apuntamos a garantizar las condiciones de competencia para que gane el más eficiente en el mercado”, resumió.

Aranguren // “Debe esperarse un crecimiento constante de la oferta gasífera. La brecha de 30 millones de m3 de importación se reducirá a 15 millones en los próximos cuatro años, con una demanda interna en alza”

En transición

En el caso específico del gas natural, Aranguren explicó que al terminar la Ley de Emergencia Pública la meta es tener una transición ordenada hacia los valores internacionales. “Independientemente del mecanismo que se use, los precios de hoy aún no son reflejo de la variable que hará que la Argentina deje de importar o importe menos. Todavía compramos en el exterior un 25% del gas que consumimos. Es evidente que debemos aplicar otra política”, manifestó.

Pero es difícil, admitió, que pudieran reflejarse los mayores costos en forma inmediata sin un impacto relevante en la sociedad. “Por eso convocamos a la industria y firmamos un acuerdo para que la demanda prioritaria respete precios máximos durante un período determinado, hasta llegar a una cifra que puede ser considerada marginal (u$s 6,5). No obstante, si las inversiones son exitosas, en cuatro o cinco años los valores serán mucho más bajos. Sobre todo cuando empecemos a ver precios estacionalizados de nuestra demanda, lo cual va a ocurrir”, anticipó. Según sus proyecciones, la transición durará dos años. “Atravesaremos 2018 y terminaremos 2019 con un mercado completamente libre. Pronto dispondremos de la desregulación para acceder a la capacidad de regasificación por parte de la demanda, lo que ampliará la libertad del mercado. Y eventualmente le retornaremos la capacidad de comprar su propio combustible a los generadores de energía eléctrica”, aseveró.

Integración regional

Aunque reconoció la caída en perforación y la producción de petróleo en la Argentina, Aranguren señaló que no se trata de una variable que lo desvele siempre y cuando no haya –como hasta ahora no lo hubo– un problema de desabastecimiento. “Hemos hallado mecanismos para que la actividad nueva reemplace a la actividad que se tornó antieconómica. Lo interesante es que ya estamos perforando más pozos de gas que en 2016 y nos situamos marginalmente por encima en cuanto a producción”, expresó. En los próximos cuatro años, pronosticó, debe esperarse un crecimiento constante de la oferta gasífera. “La brecha de 30 millones de metros cúbicos (m3) de importación se reducirá a 15 millones en ese lapso, con una demanda interna en alza”, garantizó.

El problema del sector gasífero local, remarcó, no es el precio con o sin subsidio ni la producción. “El verdadero reto pasa por poder venderlo. En los últimos tiempos se disparó la demanda residencial de invierno en relación con la de verano. Hay que amortiguar esa diferencia desarrollando mercados regionales”, sentenció. En ese sentido, ponderó la importancia de reconquistar Chile, país con el que se están estrechando lazos de cooperación energética. “También estamos negociando con Uruguay y buscando mayor flexibilidad en el contrato con Bolivia”, completó.©

Compartir