La petrolera de Techint apunta al tight gas para estabilizar su producción

De acuerdo con Javier Eliosoff, gerente del Área Centro Oeste de la compañía

Este año concretará inversiones por más de u$s 50 millones para avanzar con el desarrollo y la exploración en sus principales áreas de la cuenca a fin de poner en producción nuevas reservas de gas no convencional. Pretende, de esa forma, estabilizar su extracción en los valores actuales: cerca de 1,2 millones de m³/día de gas y 550 m³/día de petróleo.

El plan de desarrollo de Tecpetrol en Neuquén le permitió mejorar la performance productiva de sus yacimientos Los Bastos (Neuquén) y Agua Salada (Río Negro), que hace apenas un año producían cerca de 500.000 m³/día de gas y hoy le reportan en conjunto más del doble, así como 550 m³/día de petróleo. Por eso durante el periodo comprendido entre julio de 2010 y el mismo mes de este año la firma volverá a repetir su apuesta y concretará inversiones por más de u$s 50 millones, sobre todo orientadas al desarrollo y exploración en sus dos áreas principales. En este último terreno, de los tres pozos que perforó en Los Bastos (a un promedio de 1.900 metros de profundidad) dos resultaron exitosos, por lo que hoy se encuentra definiendo el desarrollo que llevará a cabo en ambos casos bajo el paraguas del programa Gas Plus, que permite mejores precios para la nueva oferta del fluido. Lo que ya está confirmado es que perforará al menos un pozo en alguno de ellos durante los próximos meses.

“Por tratarse de áreas marginales lo que encontramos generalmente son pequeñas acumulaciones que llegado el caso pueden ameritar el desarrollo de uno, dos o tres pozos”, ilustra Javier Eliosoff, gerente del Área Centro Oeste de la compañía. “Sucede que cuando se testea un concepto geológico que resulta exitoso se buscan repeticiones del mismo evento dentro del área. En ese sentido, en Los Bastos tendríamos la posibilidad de perforar varios pozos exploratorios más, ya que realmente presenta muchas oportunidades para el desarrollo de tight gas. Aunque, claro está, el precio también debe acompañar para tornar rentable la inversión necesaria, que involucra mucha perforación, fracturación y equipamiento, así como una logística muy compleja en la Argentina”, advierte el directivo.

En Agua Salada, en tanto, la firma perforó un pozo exploratorio que resultó seco y prevé realizar otros dos (a 3.200 metros) en los próximos meses.

En búsqueda del nuevo gas 

Dentro de la Cuenca Neuquina Tecpetrol también tiene a su cargo el área Fortín de Piedra, donde está evaluando explorar en procura de shale gas. Se trata de una zona de más de 300 Km² de extensión que es centro de cuenca y en la cual la formación Vaca Muerta, el objetivo de ese tipo de recursos, exhibe un mayor desarrollo. “Creemos que es el área donde el gas no convencional podría tener mayor entidad, ya que el espesor de dicha formación es muy importante y podría alojar grandes reservas”, se ilusiona Eliosoff. “Lo cierto es que estamos abocados de lleno al estudio no sólo del shale sino también del tight gas. Por ahora nos encontramos en una etapa de acumulación de información, pero seguramente en un futuro no muy lejano empezaremos a afirmarnos en ese campo. De hecho, Tecpetrol ya se encuentra haciendo experiencia en el mercado norteamericano, con base en Texas, muy avanzado en el desarrollo de yacimientos no convencionales. Incluso evaluamos la posibilidad de aliarnos con otras empresas locales que ya tengan el know how y nos permitan acelerar la curva de aprendizaje relacionada con la nueva modalidad productiva”, completa el ejecutivo.

¿Hacia adónde se orientan los mayores esfuerzos de la unidad que lidera?, preguntamos al gerente del área Centro Oeste.

A estabilizar nuestra producción en los valores actuales: cerca de 1,2 millones de m³/día de gas y 550 m³/día de crudo; rendimientos que dos años atrás eran impensables para nosotros; ni soñábamos alcanzar tales volúmenes. Pero así fue, e incluso seguimos creciendo. No obstante, todavía hay que ver qué pasa con los desarrollos exploratorios, que es lo que en definitiva determinará cuál será nuestro nivel de producción durante los próximos años. La idea es establecer un plató en esos valores, ya que tenemos las instalaciones y queremos aprovechar la capacidad instalada.

Compartir