Roger Marchioni, gerente de Polipropileno en Braskem

La industria petroquímica debe diversificar sus productos y materias primas

El aprovechamiento del shale y la progresiva integración entre naftas y resinas son variables clave para el negocio de Braskem en la región. Su gerente de Polipropileno, Roger Marchioni, también pone el foco en la logística y la sustentabilidad del sector.

La volatilidad que se da en los precios petroquímicos es menor que aquella que caracteriza al mercado petrolero internacional, según la visión de Roger Marchioni, gerente del Negocio del Polipropileno en Braskem. “Las oscilaciones no se reflejan tan rápido en los precios de las resinas. Pero a largo plazo hay un seguimiento de la evolución del crudo”, explica el directivo, quien participó de la última edición de la conferencia técnica LARTC.  El gran desafío en los monómeros de resinas en la región, señala, se vincula por estos días con la competitividad que adiciona el shale gas norteamericano. “Recientemente aumentó la dependencia a una sola línea de producto (se invierte de manera casi exclusiva en etano para obtener etileno o polietileno)”, precisa.

En ese sentido, acota, la elaboración de naftas puede ampliar las posibilidades y equilibrar el porfolio de las compañías. “Diversificar la materia prima constituye un objetivo estratégico”, remarca. A su entender, el potencial de crecimiento petroquímico es enorme a escala regional. “La principal inversión de Braskem en los últimos tiempos tuvo lugar en México, donde hay gran disponibilidad de gas. También somos muy fuertes en nuestros crackers de naftas en Brasil”, pondera.

La compañía, de todos modos, observa con interés a todo el continente sudamericano. “Hay aquí un enorme déficit de polietileno y otro menor en polipropileno. No obstante, la exportación debe ser una estrategia a largo plazo. Por más de que el mercado regional esté apretado, nunca hay que dejar de planificar a futuro en hacer envíos a Europa o Estados Unidos”, proyecta. La empresa, asegura, logró diversificarse y posicionarse en la dinámica gasífera. “Sudamérica nos ofrece muchas oportunidades vinculadas con el shale gas de la Argentina, que abre una gran puerta para proveer productos requeridos por varios mercados”, puntualiza.

Nuevo mercado

De acuerdo con Marchioni, la petroquímica es una industria cíclica. “A veces se registra una adición muy grande en la capacidad de polietileno que crea una sobreoferta y achica los márgenes. Eso es, justamente, lo que sucede hoy”, describe. Puede darse, agrega, un exceso de oferta en la materia prima y –al mismo tiempo– un cierto faltante de polipropileno. “Eso está pasando en Estados Unidos”, ejemplifica.

En este contexto, afirma, la integración es un valor muy importante. “No hay que poner todos los huevos en la misma canasta”, parafrasea. Resulta central, indica, invertir en gestión logística, dado que es mucho más fácil mover resinas elaboradas que materias primas. “También se torna necesario avanzar en la integración entre naftas y resinas para equilibrar la dinámica de costos y precios. Hay que pensar en una nueva forma de hacer negocios, sellando buenos acuerdos, realizando inversiones a largo plazo y compartiendo riesgos”, enumera.

Marchioni //“La petroquímica es una industria cíclica. A veces se registra una adición muy grande en la capacidad de polietileno que crea una sobreoferta y achica los márgenes.
Eso es, justamente, lo que sucede hoy”

Cada día, manifiesta, se nota un interés más fuerte del consumidor por cuestiones ambientales, productos reciclados y energías limpias. “No casualmente invertimos en una planta que convierte etanol en etileno a partir de fuentes renovables”, comenta. Este cambio, admite, está motorizado principalmente por la sociedad, por los consumidores. “Aunque la participación de los productos sustentables en el mercado hoy es pequeña, no hay dudas de que próximamente va a crecer. Se trata de un camino largo, pero inexorable”, concluye.

Gigante regional

Con sede en San Pablo, Braskem es el principal productor de resinas termoplásticas del continente americano. Dispone de 36 plantas industriales en Brasil, Estados Unidos y Alemania y es responsable de más de 16 millones de toneladas (Tn) anuales de resinas termoplásticas y otros productos petroquímicos. Asimismo, lidera la obtención global de biopolímeros. Su planta de polietileno ecológico utiliza etanol de caña de azúcar para elaborar 200.000 (Tn) por año de dicho producto. Creada en 2002, la empresa cuenta con más de 8.000 empleados.

Marchioni // “Sudamérica nos ofrece muchas oportunidades vinculadas con el shale gas de la Argentina, que abre una gran puerta para proveer productos requeridos por varios mercados”

En la Argentina se dedica a la importación y exportación de combustibles, productos químicos y petroquímicos, y a la fabricación de insumos tales como vapor, agua, aire comprimido y gases industriales. Además, proporciona servicios industriales, y genera, distribuye y vende electricidad para su propio consumo y para otras empresas.©

Compartir