Cambios en la facturación

A la espera de un decreto reglamentario, entraron en vigencia los nuevos impuestos a los combustibles

Comenzó el nuevo régimen que dispuso valores fijos para los impuestos a las naftas y el gasoil. Sin embargo, las estaciones de servicio deberán seguir facturando los productos con la tasa variable hasta agotar el stock.

De acuerdo a lo establecido por la Ley de Reforma Tributaria, entró en vigencia el nuevo régimen impositivo para los combustibles. El cambio principal establece el pasaje de un impuesto ad valorem a uno fijo para el caso de los líquidos y la creación del impuesto al dióxido de carbono, que deja sin efecto el gravamen sobre el gas natural distribuido por redes con destino a gas natural comprimido.

La implementación de la medida resulta poco clara para los expendedores debido a que las compañías petroleras aun no han informado cómo impactará este cambio en los precios finales.

Si bien estaría a la espera de un decreto reglamentario que explicaría como sería su puesta en práctica, la legislación dispone que en el caso de los combustibles líquidos en existencia al 28 de febrero, las estaciones de servicio deberán seguir trasladando los impuestos derogados (porcentual) hasta agotar ese stock.

En cuanto a cómo se debe facturar al público, especialistas afirman que una alternativa es seguir haciéndolo con los precios anteriores hasta terminar la existencia y a partir de allí cambiar en los aforadores el nuevo ITC recién cuando supuestamente comiencen a despachar el producto nuevo. “En cada caso es decisión y responsabilidad de cada estacionero, pero sea cual fuere el caso de variar el precio deben recordar comunicar dentro las 8 horas dicho cambio a la plataforma informática”, advirtieron.

La Reforma también altera la carga no gravada del gas vehicular. Desde la Cámara de Expendedores de GNC explicaron que solo se mantendrán los rubros correspondientes a los fideicomisos y fondos fiduciarios, debiendo excluir el ITC y la Tasa Hídrica.

Fuente: Surtidores

Compartir