Fueron adjudicados 19 de los 29 bloques ofertados

Exitosa licitación petrolera en México por u$s 93.000 millones

El país gobernado por Enrique Peña Nieto obtuvo un rotundo éxito en su última convocatoria a inversores. Los proyectos adjudicados elevarán la producción de crudo y de gas hasta los 1,5 millones de barriles y los 4 BCF diarios, respectivamente.

México sorprendió al mundo con los resultados de su última licitación para reactivar la industria petrolera en aguas profundas. La denominada ‘Ronda 2.4’ culminó con la adjudicación por parte de 11 licitantes de 19 de los 29 bloques del Golfo de México en oferta y compromisos de inversión por u$s 93.000 millones. Según la Subsecretaría de Hidrocarburos de ese país, si todos los proyectos de exploración y explotación adjudicados cumplen con sus metas la producción hidrocarburífera llegará a un techo de 1,5 millones de barriles diarios de crudo y de 4.000 millones de pies cúbicos (o 4 BCF, por sus siglas en inglés) diarios de gas en 2032.

Para el titular de esa cartera, Aldo Flores Quiroga, el interés expresado en esta ronda evidencia el potencial de diversas áreas que perfectamente pueden ser aprovechadas por las nuevas condiciones y herramientas tecnológicas disponibles. “Los recursos prospectivos asociados a los contratos adjudicados son de 2.798 millones de barriles de crudo equivalente”, puntualizó el funcionario. En su opinión, una de las claves del éxito del proceso radica en la mejora de los precios internacionales del petróleo. “Desde el punto de vista de los incentivos fiscales pactados, no hubo cambios en el sentido de relajar los términos, sino todo lo contrario”, señaló.

Escalera// “Cuantas más compañías estén conociendo la riqueza que tenemos en nuestro subsuelo, más gente estará invirtiendo y mayor será la probabilidad de encontrar nuevas reservas de petróleo”

La empresa con mayor protagonismo en la licitación –que fue transmitida de manera online por Revista Petroquímica, Petróleo, Gas, Química & Energía– fue Shell, la cual se quedó con nueve de las 19 áreas concedidas. El Estado mexicano recibirá, en promedio, entre un 64,7% y un 67,2% de las utilidades generadas en los contratos adjudicados, además de captar un total de u$s 525 millones derivados de las ofertas ganadoras.

Futuro blindado

De acuerdo con el director de Pemex Exploración y Producción, José Antonio Escalera, lo sucedido con la Ronda 2.4 significa ni más ni menos que “blindar el futuro petrolero de México”. “Cuantas más compañías estén conociendo la riqueza que tenemos en nuestro subsuelo, más gente estará invirtiendo y mayor será la probabilidad de encontrar nuevas reservas de petróleo”, formuló.

A su entender, la exploración debe definirse como un “negocio de probabilidades”. “Cuanto más grande sea la inversión que se realice en él, mayores son las chances de lograr hallazgos de la mano del conocimiento científico”, recalcó el directivo, quien destacó la importancia de la reforma energética emprendida recientemente por su nación.

En 2017, recordó, México incorporó reservas por más de 1.150 millones de barriles de crudo equivalente, por lo que pudo empezar a revertir la tendencia declinante de sus existencias. “Los años anteriores no habíamos logrado restituir el 100% de los recursos extraídos con la producción nacional. Recién ahora estamos retomando las actividades de exploración después de la crisis petrolera a nivel mundial”, subrayó.

Principales ganadores

Seis de los nueve convenios obtenidos por Royal Dutch Shell en el marco de la Ronda 2.4 los consiguió por la vía del consorcio con diferentes petroleras, mientras que llegó a los tres restantes de manera individual.  En la región conocida como Perdido se licitaron nueve áreas situadas frente al litoral de Tamaulipas, de las cuales Shell ganó cinco (una junto con Pemex y cuatro en asociación con Qatar Petroleum International). Asimismo, en la zona de Cuenca Salina, conformada por 10 bloques ubicados frente a Tabasco, la firma anglo-holandesa se alzó en soledad con otros cuatro contratos.

Carigali, empresa estatal de Malasia, logró seis adjudicaciones (en distintas alianzas con la española Repsol, la británica Ophir Energy, la mexicana Sierra Nevada y la tailandesa PTT Exploration & Production), al tiempo que la ya citada Qatar Petroleum International se quedó con cinco bloques (cuatro con Shell y uno con la italiana Eni). Pemex, por su parte, selló cuatro convenios: dos individuales, uno junto con Shell y otro con la norteamericana Chevron.©

Compartir