Estaciones de Oil salen a comprar nafta a otras refinerías

La petrolera no provee de combustibles a su red de expendedores por el cierre de la refinería de San Lorenzo.

A un mes del cierre de la refinería de San Lorenzo (Santa Fe), la empresa Oil Combustibles frenó el suministro de destilados a su red de estaciones de servicio.

Como consecuencia, algunos estacioneros de Mendoza evalúan firmar contratos temporales con otros proveedores e incluso cambiar de bandera.

El problema nació luego de que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) denunciara a la petrolera del grupo Ceibo (ex Indalo, perteneciente a Cristóbal López), por una deuda de $ 8 mil millones en impuestos.

La acusación derivó en una serie de trabas judiciales que llevaron al cierre de la refinería e impidieron la concreción de nuevos acuerdos comerciales.

Semanas atrás, Oil llegó a un convenio con la petrolera más grande de Rusia, la empresa Lukoil, para que la proveyera de nafta y gasoil ya refinados.

Así, la compañía lograría normalizar el abastecimiento de destilados a su red de estaciones de servicio.

Sin embargo, la Justicia no permitió la realización del acuerdo. Según trascendió en las últimas horas, lo mismo ocurrió con un posible contrato con un proveedor local, lo que llevó a Oil Combustibles a una situación límite.

Domingo Franchetti, presidente de la Asociación Mendocina de Expendedores de Nafta y Afines (Amena), confirmó que Oil Combustibles envió un comunicado a sus estaciones autorizándolas a buscar otras alternativas de abastecimiento hasta el 1 de abril, mientras se normaliza la situación de la empresa.

“Es un hecho que el concurso del Grupo ha traído dificultades a los operadores por el abastecimiento de combustibles. Por eso cada estación está buscando otras alternativas para abastecerse”, comentó.

“La decisión que tomen dependerá de la situación particular de cada uno y del contrato que tengan con Oil. Algunos quizás busquen proveedores temporales hasta que la situación de la empresa se resuelva y otros quizás cambien de bandera”, agregó Franchetti.

Carlos Gold, presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha), también se refirió a la delicada situación de las estaciones de servicio. En una nota del portal surtidores.com.ar, el empresario planteó como solución la posibilidad de que “el resto de las compañías suministren naftas y gasoil a las bocas de expendio de Oil, hasta tanto se defina la situación de la compañía”.

El titular de Cecha defendió su postura remarcando el costo extra que demanda para los estacioneros proveerse de distribuidores mayoristas. “Es necesario recurrir a las fuentes directas ya que la diferencia de precio resulta muy importante”, mencionó.

Hoy las autoridades de Cecha se reunirán con los casi 300 expendedores de Oil Combustibles de todo el país para hablar sobre la problemática y las posibles soluciones. En Mendoza hay al menos una estación Oil que ya cambió de bandera.

Avanza un nuevo acuerdo

Mientras los estacioneros analizan cómo abastecerse, Oil Combustibles sigue buscando un “plan b” para seguir operando.

Banco San Juan Mayo 2017 300*600
A través de un comunicado oficial, la petrolera reveló que se encuentra en negociaciones con una empresa internacional para retomar las actividades en la refinería.

“Hoy nos encontramos en tratativas con un proveedor de primer nivel mundial para recibir una propuesta de largo plazo de combustibles y un plan para reiniciar el proceso de refinación en San Lorenzo, provincia de Santa Fe”, expresa el escrito.

El comunicado no dio mayores detalles de la operatoria pero sí reflejó el descontento de la empresa por las últimas negociaciones fallidas.

“A los efectos de preservar el principal activo de la empresa petrolera que es su red de Estaciones de Servicio, se decidió negociar un acuerdo de provisión de combustibles con uno de los principales productores internacionales de nafta y gasoil. En este contexto de emergencia se logró el 1 de marzo, un acuerdo de suministro con la empresa local Victorio Podestá, que permitía financiar la compra de la totalidad de los combustibles necesarios para mantener el abastecimiento de la red comercial”, indicaron.

Sin embargo, y de manera inexplicable, el ente fiscal se opuso al contrato de abastecimiento y hasta presionó al proveedor local para que presentara condiciones adicionales totalmente incumplibles y, de este modo, evitar que el juez Cosentino aprobara nuestra propuesta aún a pesar de su propia oposición”, señaló el comunicado.

“Ante todo lo expuesto, queda en evidencia que la AFIP y el PEN insisten con lograr la quiebra de las empresas que nuclea el Grupo Ceibo por motivaciones que este Directorio no comprende. Esperamos que no vuelvan a frustrar este nuevo intento”, concluyeron.

Fuente: Los Andes

Compartir