El Estado volverá a buscar hidrocarburos en Chaco

La provincia fue explorada en los ‘40 y en los ‘80

La iniciativa, que cuenta con el visto bueno del gobernador Jorge Capitanich, será efectuada de manera conjunta por SECHEEP y Enarsa. Si bien no se descarta la presencia de depósitos gasíferos en el subsuelo chaqueño, las mayores expectativas se vinculan con la posibilidad de hallar petróleo.

Servicios Energéticos del Chaco Empresa del Estado Provincial (SECHEEP) y la estatal Enarsa tienen decidido buscar petróleo en la provincia gobernada por Jorge Capitanich, quien en más de una ocasión expresó su interés por fomentar las exploraciones hidrocarburíferas dentro del territorio chaqueño.

“Hemos acordado el inicio de tareas exploratorias en Chaco. En estos momentos nos encontramos buscando a las empresas de servicios más adecuadas para que nos acompañen en este emprendimiento. Además, estamos trabajando en la demarcación del área que nos interesa (Charata-Las Breñas), que le pertenece a SECHEEP y queda en el centro-sur provincial, cerca del límite con Santiago del Estero”, detalló Exequiel Espinosa, titular de la estatal, en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química.

En los años ‘40 se realizaron algunas incursiones exploratorias en la zona en cuestión, que obviamente forma parte de la Cuenca Chaco-Paranaense, la cual siempre quedó relegada de búsquedas exhaustivas. “Esa información aún está disponible, y junto con la SECHEEP la actualizaremos y ampliaremos en base a estudios sísmicos”, aseguró el funcionario.

A su entender, aunque se trata de una iniciativa que tiene los riesgos propios de toda exploración, vale la pena realizar el intento. “Más allá de los resultados que obtengamos, y aunque pueda aparecer imprevistamente un casquete o una capa de gas, nuestras expectativas iniciales pasan fundamentalmente por hallar petróleo de características convencionales”, añadió el presidente de Enarsa.

En cuanto a la información disponible, por el momento las dos empresas involucradas apenas cuentan con datos viejos, que en algunos casos ni siquiera se encuentran digitalizados sino que están en papel. “Por ende, hasta ahora sólo podemos hacer conjeturas. Pero lo importante es que con este proyecto el país volverá a efectuar exploraciones en la olvidada Cuenca Chaco-Paranaense”, resaltó.

Escenario ideal

El año pasado un grupo de diputados chaqueños de diversos partidos presentó un proyecto de ley para convocar a una consulta popular orientada a aprobar o rechazar eventuales exploraciones hidrocarburíferas en la provincia.

La propuesta fue inmediatamente criticada por Capitanich, quien considera que el actual escenario –signado por los avances tecnológicos y el aumento en los precios del barril– es ideal para incentivar la búsqueda de petróleo en Chaco.

“Una consulta popular de esta índole implicará un gasto extraordinario. Sería bueno que los legisladores que impulsan dicha medida tengan el gesto de pagar su costo con recursos de la Cámara de Diputados”, señaló el mandatario, que hace un mes presentó el decreto 1.884.

A través del mismo, Capitanich autorizó al Ministerio de Infraestructura, Obras, Servicios Públicos y Medio Ambiente de Chaco a otorgar permisos de exploración y concesiones de explotación, almacenaje y transporte de los hidrocarburos que puedan existir en el territorio provincial. En concreto, la medida permitirá poner en oferta unas 12 áreas exploratorias.

Gran incógnita

Además de albergar a la provincia de Chaco, la Cuenca Chaco-Paranaense también concierne a Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santa Fe, Formosa, algunas zonas de Córdoba y La Rioja, la República Oriental del Uruguay, el centro y el sur de Brasil y Paraguay. Si bien hasta el momento nunca hubo hallazgos de hidrocarburos en la región, los expertos creen que podrían hallarse reservas de petróleo liviano –casi gaseoso– a mucha profundidad; es decir, no antes de los 3.500 metros.

Tiene una extensión de alrededor de 2 millones de kilómetros cuadrados (Km²). Aunque en esa superficie hay 172 pozos exploratorios perforados, hasta ahora la única acumulación con viabilidad comercial es la de Barra Bonita, en suelo brasileño, donde actualmente se extrae gas natural.

Está probado que la cuenca fue invadida por el mar en el Devónico, un período que dejó rastros de la presencia de fauna marina, por lo que se cumplirían dos condiciones esenciales para la formación de hidrocarburos (que, básicamente, es materia orgánica depositada hace millones de años dentro de los estratos del subsuelo sometida a distintos procesos geológicos y conservada en un ambiente poco oxigenado).

Refinería propia

A fines de 2008 Chaco fue noticia gracias a la decisión de sus autoridades de dar los primeros pasos en pos de contar con una refinería de petróleo propia. Si bien el emprendimiento quedó en la nada, al menos por el momento no se descarta que en el mediano plazo el Estado provincial intente reflotarlo.

A fin de garantizar su creciente demanda interna de combustibles, la idea era disponer de una refinería de crudo capaz de destilar hasta 1.000 metros cúbicos (m³) por día; es decir, unos 30.000 m³ mensuales, con los que se producirían 14 millones de litros de gasoil, naftas de diferente octanaje, fuel oil y asfalto.

De hecho, el gobernador Capitanich llegó a rubricar una carta de intención para la realización de la iniciativa en sociedad con la compañía Nacional de Petróleo (NAPESA). “La meta del acuerdo es resolver nuestro vigente problema de desabastecimiento de combustibles, en especial en materia de gasoil”, explicó por entonces el ministro chaqueño de Infraestructura, Omar Judis.

La unidad iba a instalarse en Sáenz Peña, sobre el ramal del Belgrano Cargas, en el centro del consumo provincial. “Para su concreción invertiremos alrededor de 30 millones de dólares, suma que será financiada a partir del aporte privado y de un fideicomiso público. Mientras que NAPESA tendrá a su cargo la provisión de todos los bienes y servicios requeridos durante el montaje, la construcción y la puesta en funcionamiento de la refinería, el gobierno de Chaco conformará un fondo fiduciario que aportará el capital necesario para garantizar su normal desempeño”, puntualizó Judis.

Compartir