El campo busca autoabastecerse con energías limpias

Presentan nuevos proyectos de bioenergía para el agro

Productoras de biocarburantes, proveedores de tecnología bioenergética y expertos del segmento se dieron cita en la edición 2013 de Expoagro, que puso el foco en las múltiples oportunidades de cogeneración eléctrica, aprovechamiento biomásico y autoabastecimiento limpio con las que hoy cuenta el campo argentino.

Plataforma de lanzamiento de diversas tecnologías innovadoras para la actividad agropecuaria en el país, la megamuestra Expoagro 2013 le otorgó un lugar de privilegio a la bioenergía. Empresas como Biogas Argentina, SWS Energía y Tecnored, entre otras, presentaron las últimas novedades de sus proyectos de generación energética sustentable durante la feria, que se llevó a cabo entre los días 5 y 8 de marzo en el Corredor Productivo Baradero, ubicado en el kilómetro 121 de la Autopista Rosario-Buenos Aires.
No se trata de una temática menor para el desarrollo económico y social nacional, sobre todo si se tiene en cuenta que en los últimos años la Argentina se ha posicionado como uno de los principales productores de bioenergía a nivel global, con un complejo aceitero que provee enormes volúmenes de materia prima para la obtención de biodiesel, crecientes inversiones en plantas de bioetanol de maíz y caña de azúcar, y distintos proyectos provinciales de utilización de biomasa forestal para la producción comercial de energía eléctrica y térmica.
En ese marco, Martín Pinos y Ezequiel Weibel, directivos de Biogas Argentina, expusieron los avances registrados en la construcción de un biodigestor que producirá biogas y biofertilizante en un feedlot de la localidad bonaerense de Carlos Tejedor. Según los especialistas, el fluido de origen biomásico alimentará un grupo electrógeno que generará energía eléctrica para el establecimiento, además de un volumen excedente que será inyectado a la red de la cooperativa eléctrica local.
“Esta iniciativa, que posibilitará la obtención de energía a partir de lo que hasta ahora eran residuos, tuvo su origen en la edición pasada de Expoagro, en la cual pudimos contactarnos con los propietarios del feedlot y anoticiarnos de su necesidad de una mejor gestión de efluentes”, destacaron.

Ingenio de sobra

Amanda Fuxman, propietaria de la firma SWS Energía, resaltó el potencial del sorgo para la producción de bioenergía de alta biomasa y para la elaboración de bioetanol. Según sus palabras, la clave es trabajar con la genética vegetal de sendas variedades de sorgos, a fin de permitir –por caso– su utilización como fuente de energía de las calderas de los ingenios que producen etanol (convirtiendo el proceso en autosustentable, tal como sucede en Tucumán).
“Los sorgos son una alternativa bioenergética apta para todo el complejo agroindustrial cañero del NOA. Estos cultivos, que se siembran en octubre y se cosechan antes de la zafra azucarera, demandan la misma maquinaria que la usada en la caña de azúcar. Y lo mismo sucede con los ingenios que aprovechan los equipos industriales empleados en la extracción del etanol de la caña, proceso que puede culminar con la producción de este mismo producto, pero extraído del sorgo”, explicó.
Horacio Pinasco, titular de la empresa de ingeniería y construcción especializada Tecnored, presentó un proyecto de generación de biogas y gasificación de biomasa en un criadero de cerdos en San Luis.
“En una primera etapa, el criadero tendrá 1.300 madres que producirán 150 metros cúbicos (m³) diarios de purines, los cuales serán tratados en codigestión anaeróbica con 50 toneladas (Tn) por día de maíz picado, en un sistema de biodigestores que sumarán una capacidad de 13.000 m³. De ese modo, obtendremos una producción diaria de biogas de 12.800 m³, con un porcentaje de metano de un 55%”, puntualizó.
Con una potencia eléctrica instalada de 1,5 megawatts (Mw), el emprendimiento incorporará 8.000 megawatts/hora (Mwh) al año y aprovechará el calor residual para la calefacción de los galpones de lechones. “Esta tecnología transforma pasivos ambientales en activos energéticos”, resumió Pinasco.
El Grupo IFES –empresa incubada en la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA)– dio detalles de sus actividades, que apuntan a satisfacer exigencias industriales y domésticas mediante la transformación de residuos orgánicos en biogas. La firma diseña y fabrica reactores de biodiesel hechos a medida, digestores automatizados y de gran eficiencia, y sistemas de tratamiento de aguas servidas, entre otros productos.
Asimismo, junto con la Fundación Energizar asiste a familias y escuelas rurales, mediante una tecnología capaz de transformar los residuos domésticos tanto en biogas para cocinar como en fertilizantes para usar en el ámbito agropecuario. “Existe un mercado con un gran potencial para el desarrollo de las energías renovables, y una necesidad de encontrar soluciones tecnológicas a problemas ambientales, energéticos y económicos”, aseguró Guido Casanovas, investigador de IFES.

Disertaciones especiales

Además de la presentación de las iniciativas mencionadas, Daniel Aleman y Edgardo Vescovo, representantes de PFI-Capstone, disertaron en Expoagro 2013 sobre los beneficios de la cogeneración de electricidad y calor con microturbinas alimentadas a biogas.
Adicionalmente, Jorge Hilbert, coordinador del Programa Nacional de Bioenergías del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), expuso sus conocimientos sobre la generación de energía a partir de residuos agropecuarios. Y Mariela Beljansky, integrante del Comité Científico del Programa interdisciplinario de la UBA sobre Cambio climático y del Grupo Energía y Ambiente, se refirió al aprovechamiento de residuos biomásicos con fines energéticos. ℗

Compartir