Enfoque puesto en la industria de petróleo y gas

Consultora de recursos humanos desarrolla nuevo servicio para medidas críticas de rendimiento

En la búsqueda por acompañar el desarrollo de la región, el Estudio Sánchez Salas brinda la reingeniería de empresas, un proceso que busca mejorar el rendimiento de las compañías, que actúan en el sector, además de sus tradicionales servicios de búsqueda y selección de personal.

En la gestión de contratación de personal de Vaca Muerta y sus alrededores petroleros se encuentra el Estudio Sánchez Salas, un equipo de profesionales que desde hace 25 años efectúa servicios orientados estrictamente al área de RR.HH. Esta permanencia en el mercado le permitió, a través de los años, participar de grandes proyectos, interactuar con emprendimientos y empresas emergentes, entidades públicas y organizaciones multinacionales que enriquecieron su conocimiento para poder brindar la mejor solución.

Es por eso que, al ver las nuevas necesidades de las empresas en el sector, la consultora realiza el rediseño radical de procesos para alcanzar mejoras en medidas críticas de rendimiento tales como: rentabilidad, costos, capacidad ociosa, eficiencia y calidad del servicio. “Trabajamos junto a la dirección de la empresa en la revisión de su actual estado, analizando sus principales procesos de trabajo y reformulándolos donde sea necesario”, explica el Cdor. Ricardo Nazarian, especialista en reingeniería de empresas.

Nazarian // “Trabajamos junto a la dirección de la empresa en la revisión de su actual estado, analizando sus principales procesos de trabajo y reformulándolos donde sea necesario”

Sucede que, actualmente, la consultora nota dos problemas básicos en la organización de las empresas: como cada persona es responsable de una parte del proceso, nadie es responsable del total y del producto del proceso. Por otra parte, no se aprovecha el potencial humano.

Por una simple razón, el concepto de reingeniería enfocada en procesos eficientes que se basen en la satisfacción del cliente es una opción para reaccionar ante la situación actual del mercado en el cual se desarrolla la empresa. “Nuestra tarea consiste en darle una orientación hacia hechos tangibles medidos en términos de resultados del negocio tales como: incremento de rentabilidad, mejora en la participación del mercado y rendimiento sobre la inversión”, afirman desde la consultora.

La base fundamental de este nuevo proceso es el servicio al cliente. El objeto de la reingeniería lo constituyen aquellos procesos que son a la vez estratégicos y generan valor agregado.

A su entender, para que una empresa adopte el concepto de reingeniería tiene que ser capaz de deshacerse de las reglas y políticas convencionales que aplicaba con anterioridad y estar abierta a los cambios por medio de los cuales sus negocios puedan llegar a ser más productivos. “La base fundamental de este nuevo proceso es el servicio al cliente. El objeto de la reingeniería lo constituyen aquellos procesos que son a la vez estratégicos y generan valor agregado, siendo esto factible de tres formas distintas: rediseño de las etapas del actual proceso; cambio de la secuencia lógica y temporal de los procedimientos; cambio de otras características del proceso tales como los sistemas de información”, resaltan.

Mejora y control de procesos

Para todo lo mencionado, el Estudio considera necesario realizar un profundo análisis de la empresa, sus competidores, sus clientes, sus necesidades, gustos y preferencias, su entorno (mercado y región) y sus posibilidades económicas y financieras para llevar a cabo su objetivo. En concreto, la mejora y el control de procesos son básicos para la correcta gestión empresarial tanto en empresas de producción como de servicios,  ya que se consiguen diferentes objetivos.

“Se consigue un mejor flujo de información que posibilite la toma de decisiones; se obtienen incrementos de la productividad y consecuentemente de la rentabilidad; se disminuyen de los tiempos de proceso de producción o de prestación del servicio y de los costos de las actividades y productos; existe una mejora en el servicio al cliente que redunde en retención del cliente; se produce un incremento de la porción de mercado en el que la empresa actúe; y se abren de nuevas líneas de negocio, en tanto su contribución marginal así lo justifique”, especifican. ©

Compartir