Chevron impulsa nuevas alianzas petroleras para expandirse en la región

Así lo confirmó Wes Lohec, presidente de Exploración y Producción de la firma para Latinoamérica

Con presencia en el país, la empresa de origen norteamericano considera que el actual escenario es ideal para promover el trabajo mancomunado dentro del sector. De ese modo, ve factible aprovechar más oportunidades de negocios y a la vez reducir riesgos contractuales y fiscales en el ámbito latinoamericano.

De acuerdo con Wes Lohec, presidente de Exploración  y Producción de Chevron para Latinoamérica, las asociaciones y alianzas de empresas vinculadas con la actividad hidrocarburífera están subestimadas. “Consideramos que son muy necesarias para trabajar en el segmento tanto a nivel local como regional”, aseguró el experto en diálogo con Revista Petroquímica, Petróleo, Gas & Química.

Presente en la Argentina a través de sus operaciones en Neuquén y en Río Negro, la petrolera divide su portafolio en cuatro grandes regiones donde las actividades que lleva a cabo se encuentran muy diversificadas: Norteamérica, Europa, Asia y Latinoamérica–África. “Manejamos yacimientos de petróleo pesado en el continente africano (a nivel on shore) y en Brasil (a escala off shore). En términos petroleros, estamos a cargo de proyectos por 35 trillones de pies cúbicos equivalentes en suelo venezolano e iniciativas de aguas profundas en el Golfo de México y la costa brasileña”, precisó el directivo durante la última conferencia regional de ARPEL, llevada a cabo a fines de marzo en Punta del Este, Uruguay.

Lejos de conformarse con su actual participación en el mercado, afirmó que Chevron está buscando nuevas oportunidades en otros países de la región. “Además de nuestros campos neuquinos y rionegrinos en la Argentina poseemos proyectos gasíferos en Colombia y en Venezuela y de petróleo pesado y gas natural licuado (GNL) en Trinidad & Tobago. Y también queremos incursionar en más emprendimientos de energías renovables (sobre todo en generación geotérmica y elaboración de biocombustibles), eficiencia y sostenibilidad”, puntualizó.

Chevron, que es la segunda petrolera de Estados Unidos, acaba de reportar un fuerte incremento de sus ganancias dentro del mercado norteamericano. De hecho, durante el primer trimestre de este año las mismas se elevaron un 36% al compás del encarecimiento de los combustibles registrado en el país gobernado por Barack Obama, lo que a su vez estuvo impulsado por el progresivo aumento en la cotización del barril de petróleo en todo el mundo.

Protagonismo regional

Según las estimaciones de Lohec, motorizada esencialmente por los crecientes requerimientos de China e India la demanda mundial de energía crecerá alrededor de un 49% para 2035.

“Hoy los hidrocarburos tienen un rol central en el abastecimiento del consumo global y seguirán teniéndolo dentro de 25 años. En Latinoamérica, la expansión de la demanda se estima en un 63%, con un gran protagonismo de las energías renovables”, detalló.

En ese contexto, aseveró que los principales desafíos a sortear se vinculan con la estabilidad de los contratos, las cuestiones fiscales, el acceso al capital, la seguridad, la infraestructura y la fragmentación de los mercados.

“Las oportunidades en el subcontinente se basan en la necesidad de ampliar y diversificar la base de recursos, el creciente número de operaciones, la relativa estabilidad política y la integración regional. Actualmente la demanda está fuerte y se encuentra en alza: la región parece lista para incrementar su protagonismo en el mercado internacional”, completó.

Un poco de historia

Chevron fue constituida en 1911 en California (Estados Unidos), tras la disolución del Trust Standard Oil, bajo el nombre de Standard Oil of California.

Cuenta con importantes yacimientos petrolíferos y gasíferos, refinerías de petróleo y buques petroleros en todo el planeta. Por su volumen de ventas (27.342 millones de dólares) en 1983 ocupó el 11º lugar entre las mayores empresas industriales del mundo. En dicha temporada, además, obtuvo beneficios por u$s 1.590 millones y empleó a 40.000 trabajadores.

Al año siguiente adquirió la propiedad de la Gulf Oil Corporation por un total de u$s 13.400 millones, y cambió formalmente su nombre por el de Chevron. Con su nueva denominación, en 1987 se posicionó como la 23º empresa con más ventas a escala global (u$s 26.015 millones).

Con el paso del tiempo expandió su radio de actividades hasta abarcar rubros como la petroquímica, la minería, las energías renovables, las tecnologías de la información y el cuidado ambiental, entre otros.

En 2009 fue clasificada por la revista Fortune como la quinta empresa con mayor caudal monetario del mundo. Actualmente, posee 67.000 empleados, mientras que sus activos superan los u$s 161 billones.

Compartir